[Live-Review+Galería Fotográfica] Ritual Eléctrico Volumen 5 de Rock Independiente Latino Americano

Jorge Robledo Z. (editor) / Felipe García (fotógrafo)

Como ya es habitual, año tras año se realiza en lo más austral del Cono Sur, un Encuentro Latinoamericano de Rock Independiente. Y este 2018 no fue la excepción, ya que el Ritual Eléctrico Versión 5 tuvo lugar en Santiago de Chile, en la sala Faq Records, barrio de avenida Matta, San Diego.

Este evento fue organizado por el Colectivo LaFamilia Agradable con el propósito de albergar a algunas bandas que tienen afinidad en la música que los une, principalmente, el post metal combinado con la psicodelia rockera, entre otras variantes.

Quienes comenzaron esta sesión fueron, Muerto Por Nacer, con harto power en su voz y un tono medio arrastrado, la banda cuarteto oriunda del puerto de Valparaíso, quienes fusionan el sludge y el metal progresivo se lanzaba al escenario.

Luego le tocó el turno a los trasandinos, Come Culebras, con todo el rock y la mística de la Patagonia Argentina (Bariloche) mostraban un ritmo que matizaba entre el stoner y el doom, el cual era acompañado por una poesía oscura y riffs saturados.

Dejalosangrar fueron los terceros en presentarse, con una propuesta sonora hipnótica e incesantemente instrumental, este trío santiaguino generaba un paisaje musical que variaba entre el género drone, el stoner y a ratos un sonido punk en abandono.

Arteaga fueron los penúltimos en tocar, con un estilo muy apegado a la psicodelia y con tintes de un proto-doom muy ordenado, con guitarras ácidas evocando a la influencia setentera del garage, y una potente batería que marcaba oportunos cambios, deleitaban estos locales de los circuitos capitalinos a su público.

Finalmente cerró la sesión Mephistofeles. Un muy buen nivel sónico de la banda Argentina (Paraná), con sonidos de mucha ganancia y cautivadores, narcotizante si se quiere. Como un brebaje musical ácido que fusionaba lo eléctrico con lo oscuro, un doom-metal con notoria influencia de los noventeros, Electric Wizard, pero con su impronta propia.